El trasno en León

Como no, són varios los indicios que afirman que los duendes habitan también en las tierras leonesas, principalmente en el norte en las zonas más mineras donde se encuentran a sus anchas en las grutas, donde se ocultan tras prertrechar sus maldades. Pero también viven entre los campos de trigo, y les encanta hacer sus madrigueras entre las raíces de los robles, generalemente se ocultan en forma animal.

Trasno leones de las montañas

Los trasgos leoneses están estrechamente ligados con los duendes galaicos, pero es un poco más “toca-cojones” que su primo. Los trasgos de esta región son especialmente osados, traviesos y cojoneras; es importante no llamar su atención, porque incluso este podria empezar a seguirte y hacerte la vida imposible. Hay que estar prevenido  ante estos seres y evitar andar solo por el campo, especialmente de noche.

Se decía que en los sótanos de la catedral de León había una colonia de duendes que habian ocupado sus criptas.

En la región de los Ancares (entre León y Lugo) se conserva la tradición de colocar cruces en los arboles circundantes al pueblo para ahuyentar estos impredecibles seres. La gente de la zona sabe la importancia de hacer ofrendas a estas “deidades” para tener buena suerte y protección contra malos augurios.

Bosque sembrado de cruzes contra duendes

Avistamientos documentados

La existencia real de estos seres mágicos está apoyada por uno de los hijos pródigos de la ciudad de León: José Mᵃ Merino (premio nobel en literatura infantil en 1992). Este afirma haber sido acosado por un duende pesado que esta de okupa en su propia casa. Este especialmente se divertía abriendo el grifo del antiguo barril de vino que heredó de su abuelo.

Según Merino al menos el duende preparaba unos buenos cocteles, bien es sabido que los duendes son aficionados a las bebidas alcohólicas.  Así pues, aquí tienes una muestra más de que hay que llevarse bien con estos caprichosos humanoides sobrenaturales.