Para los más escépticos, aquí tenéis otra muestra, bien documentada en la prensa local, sobre la existencia de los duendes precisamente en España.

Todo empezó la madrugada del 27 de Septiembre del 1934 en Zaragoza, en el segundo piso de la calle Gascón de Gotor nº 2. Una sonora carcajada despertó a todo el vecindario no se supo la procedencia ni se le dio mayor importancia. Hasta que los hechos volvieron a ocurrir el 15 de Noviembre de ese mismo año, las misma voz estridente, esta vez amenazante, se dirigió a Pascula Alcocer, la sirvienta de la familia Palazón, propietaria del inmueble. La voz exclamó:¡Voy a matar a todos los habitantes de esta maldita casa, cobardes!

Potada prensa local dia 26 de Noviembre de 1934

Dado el estado de conmoción de la chica y el alboroto que causo el incidente entre los vecinos, unos agentes de la policía armada acudieron a hacer averiguaciones durante varios días.

Esto tubo a la ciudad y al país en vilo, fue un caso muy impactante para la época, la noticia llego a publicarse en el The NewYork Times. Este fue ni más ni menos que el primer suceso paranormal investigado oficialmente en España.

Incluso se llegaron a recibir 11.000 cartas destinadas al duendo o de gente que afirmaba ser el duende.

Después de un tiempo la voz volvió manifestarse, en presencia del juez de guardia Don Luís Fernando del distrito 3 de Zaragoza, el jefe de la policía y varios agentes. Cuenta un testigo que en aquel estonces recuerda como él se divertia con la situación, mientras que los adultos estaban blancos al oir al duende contestar.

Policia mostrando el misterioso lugar de procedencia de las voces

Según los partes policiales esta fue la conversación que mantuvieron:

Agentes: ¿Quién eres?¿Por qué haces esto?¿Quieres dinero?

Duende: No

Agentes: ¿Quieres trabajo?

Duende: No

Agentes: ¡¿Qué quieres, hombre?!

Duende: Nada, no soy hombre.

Todos los testigos hablan inequívocamente de un duende.

Después de este encuentro, se llamó a una médium local que afirmaba ser capaz de poder someter al duende maligno. Se preparo una sesión de espiritismo, en la que nuevamente volvieron a estar presentes ilustres vecinos de la ciudad. Lo que pasó en esta velada no dejó indiferente a nadie, y se hablaría de ellos durante mucho tiempo.

En mitad de la ceremonia y delante de todos, la pitonisa empezó a sufrir espasmos y convulsiones, todos empezaron a gritar, algunos zarandearon a la bruja para que saliera de su trance. Delante de la atónita mirada del pueblo, con el corazón encogido de miedo, presenciaron como la adivina se consumía lentamente.

El duende no volvió a manifestarse.  ¿Puede ser que la bruja lograra acabar con este ser maligno?

Muchos son los que dicen que realemnte todo fue obra de la sirvienta, Pascula Alcocer, que es ventrilocua y imitaba la voz a distacia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *