Hay un origen común de los duendes en todas las culturas: estos son la encarnación de espíritus de la naturaleza.

Ya des de los albores de la humanidad se ha intentado ganar su mágico favor, porque son muchos los beneficios de tener a los generosos duendecillos contentos, pese al gran inconveniente de tener que soportar sus trastadas de tanto en tanto. Dada la impaciencia del ser humano, es normal que estas criaturas hayan optado por ocultarse.

Los duendes pueden ser el hombre del hogar perfecto

Los duendes son fáciles de contentar: por lo general les gustan los dulces, la música clásica, la intimidad, el orden, la limpieza y, sobre todo, ser tratados con mucho respeto.  A cambio nos ofrecen paz, orden y protección contra los malos deseos y velarán por nuestra prosperidad y fortuna, siempre y cuando cuidemos de no ofenderlo con nuestra actitud, eso podria ser fatal, peor que un mal de ojo.

Como atraer a un duende de la suerte

Por lo general estos seres  rehúyen al ser humano por ser poco respetuoso con la naturaleza, pero es posible ganarse su favor fácilmente siguiendo unos patrones de conducta “ecofriendly” por así decirlo, testimonio de que los duendes son buenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *