El duende que llevamos todos

“Duende es un poder y no un obrar, es un luchar y no pensar […] Es decir, no es cuestión de facultad, sino de verdadero estilo vivo; es decir, de sangre; es decir, de viejísima cultura, de creación en acto.”                                        

Federico García Lorca, Teoría y juego del duende, 1934




Camisetas




Disfraces




Máscaras




Mochilas y bolsos




Figuras




Collares, Pulseras y Pendientes




Relojes




Muñecos




Pegatinas y vinilos




Llaveros




Posters




Juguetes y Peluches




Gnomos de jardín




Fundas de móvil



Gorras y Sombreros

Se ha visto un duende

Los duendes y las hadas están por todas partes, todo el mundo habla de ellos.. pero muy pocos los han visto realmente.

A lo largo de la historia monarcas, aristócratas y personalidades destacadas creían firmemente en estas criaturas como, por ejemplo: San Tomás, la reina Mª Antonieta o el zar Nicolás. Hoy en día alguna de nuestras celebrity creen en estas criaturas mágicas y misteriosas, algunos ejemplo son: Nicole Kidman, Demi Moore, Brat Pitt o Geroge Clooney.

Como puedes ver, la leyenda de las hadas y los duendes está viva todavía, y va a seguir durante mucho tiempo ofreciéndonos una inagotable fuente de las más fantásticas historias.

Y es que este 2018 y 2019 los duendes van a estar más de moda que nunca.

Fotos de duendes y hadas

composing-3143324_1280
control-785555_1280
fairy_fantasy_magic_nature_forest_tale_fairytale_dream-434867.jpg!d
fantasy-2752798_1280
fee-1532340_1280
garden-gnomes-2747109_1280
rhrhraehearheah
sweden-2432776_1280
wood-elf-computer-art
Hprda de trasgos saqueadores
deunde abrazo

El duende: una figura milenaria

Los duendes son para muchas culturas en la Tierra un ser menudo, travieso, ligado a la naturaleza, con poderes mágicos y guardián de tesoros. Un ser con una fuerte y persistente atracción como pocos otros seres fantásticos. Fruto de esta fascinación el duende tiene gran número de variantes, de las más bonachonas e inofensivas hasta los más salvajes y aterradores orcos.

Al igual que el misterio de las pirámides, el cual lleva siglos fascinando a los expertos, el mundo de fantasía de los duendes estaba presente en todas las antiguas civilizaciones y culturas: en el Antiguo Egipto, Mesopotamia, los Mayas, los Chinos, los Indios… Todos hablan de estos diminutos y barbudos seres, unos para bien y otros para mal, pero durante toda la Historia se ha hablado de ellos y de sus milagros y prodigios. Estos tienen diferentes nombres según la zona: los gnomos, los trasgos, el tomte sueco, el leprechaun irlandés, el poltergeist alemán o el zashiki-warashi japonés… Incluso la Iglesia cristiana catalogó a los duendes y a todos sus fantásticos fa a diablillos o espíritus maliciosos.

Son tantas las evidencias que incluso se ha teorizado que existe una civilización de hombres menudos que vive a las espaldas del mundo moderno.

¿Son los duendes reales?

Estas teorías  que empezaron siendo puras patrañas, tomaron sentido tras el descubrimiento del hombre florensis, un menudo homínido que encaja exactamente con las características que estamos exponiendo, los lugareños de Malasia cuentan historias aterradoras sobre el Ebu Gogo, un ser menudo que rapta niños y se lo come todo crudo. En Malasia se encontraron yacimientos de estos seres datados de hace 12.000 años, los habitantes de la zona no tienen duda alguna de que estas son las terroríficas criaturas de las historias que las viejas cuentan a los niños.

Esta es solamente una de las miles de leyendas y historias que tenemos para contar.

Como ves: la polémica y el debate está servido ¿existes o no estos seres fantásticos? ¿Estan equivocadas tantas personas?

Cómo tener a los duendes contentos

De las cosas más sencilla de hacer es mantener a los duendes contentos, solo es preciso no tirar basura a la naturaleza y respetar su tranquilidad. En el caso de que un duende nos elija como objetivo para sus travesuras, simplemente basta con pedirle que desista y preguntarle que quiere a cambio. Lo mejor es hacer un camino de dulces dirección la puerta de la calle: el duende sabe cuando es bienvenido, ya que es un ser consiente del mal que puede llegar a causar.

Así pues, como en todos los lugares, hay duendes y hadas marginadas, que han tornado su frustración en ira y rabia en maldad. Estos son especialmente peligrosos, ya que su profundo aburrimiento y frustración pueden llevarlos a que se cieguen con nosotros. En ese caso la mejor alternativa es llamar a un experto, ya que es difícil de determinar a ciencia cierta de que se trate de un duende, puede que entonces se trate de un ente más maligno.

¿Un duende en casa?

Por lo general las hadas, los duendes, los gnomos y todos sus familiares son representantes del elemento tierra y muy apegados a aquellos lugares que sienten como propios, especialmente el duende, de ahí la palabra, que proviene del vocablo árabe ‘duar’ que significa ‘el que habita’.

Aunque un poco rebeldes y traviesos, en el fondo son unos seres tiernos que necesitan tranquilidad, respeto, honestidad, espacio y de vez en cuando algún dulce. Los duendes también son ampliamente conocidos por conceder favores duendes han concedido favores que se creían imposibles de alcanzar. Aunque convivir con ellos puede resultar una experiencia impredecible, tormentosa y desquiciante que los que la han padecido no recomiendan. Hay personas que afirman mantener una buena relación con estos seres mágicos y que su convivencia que les han revertido muy buena fortuna: “si se aprende a manejar, desentrañar sus códigos de conducta y a despertar en ellos cariño y respeto”. Eso sí, esto ha sido fruto de paciencia y esfuerzo, sí se ofende un día al duende no volverá o puede que algo mucho peor.

Aunque son bastante colaboradores con los asuntos domésticos, es importante conocer sus gustos para que se sientan cómodos y nos retribuyan son sus favores. Como son seres que actúan en dimensiones de la realidad en las que los humanos no pueden habitualmente interferir, ellos pueden ser catalizadores de nuestra energía y canalizarla para que logremos nuestras metas, sanemos nuestras heridas o encontrémos la felicidad. También atraer la buena fortuna para los habitantes del hogar, ayudarnos por ejemplo a conseguir un trabajo o aumentar los ingresos.

Por lo general las hadas, los duendes, los gnomos y todos sus familiares son representantes del elemento tierra y muy apegados a aquellos lugares que sienten como propios, especialmente el duende, de ahí la palabra, que proviene del vocablo árabe ‘duar’ que significa ‘el que habita’.

Aunque un poco rebeldes y traviesos, en el fondo son unos seres tiernos que necesitan tranquilidad, respeto, honestidad, espacio y de vez en cuando algún dulce. Los duendes también son ampliamente conocidos por conceder favores duendes han concedido favores que se creían imposibles de alcanzar. Aunque convivir con ellos puede resultar una experiencia impredecible, tormentosa y desquiciante que los que la han padecido no recomiendan. Hay personas que afirman mantener una buena relación con estos seres mágicos y que su convivencia que les han revertido muy buena fortuna: “si se aprende a manejar, desentrañar sus códigos de conducta y a despertar en ellos cariño y respeto”. Eso sí, esto ha sido fruto de paciencia y esfuerzo, sí se ofende un día al duende no volverá o puede que algo mucho peor.

Aunque son bastante colaboradores con los asuntos domésticos, es importante conocer sus gustos para que se sientan cómodos y nos retribuyan son sus favores. Como son seres que actúan en dimensiones de la realidad en las que los humanos no pueden habitualmente interferir, ellos pueden ser catalizadores de nuestra energía y canalizarla para que logremos nuestras metas, sanemos nuestras heridas o encontrémos la felicidad. También atraer la buena fortuna para los habitantes del hogar, ayudarnos por ejemplo a conseguir un trabajo o aumentar los ingresos.

A ellos no les gustan los gritos ni la suciedad, ten cuidado con mentirles, puede ofenderles profundamente y tienen sus medios para enterarse (la red de duendes es muy extensa). Adoran los hogares ordenados, limpios, tranquilos y luminosos. La calidez y el afecto los atrae y vuelve más sensibles.

Poderes mágicos de los duendes

A las hadas, los duendes, goblins, gnomos, enanos, hobbits y demás medianos se les atribuyen sorprendentes poderes mágicos de diferentes ramas de la magia. Principalmente están asociados con la tierra, el fuego, la forja y la joyería, destacando en la confección de amuletos y objetos encantados. Tambien son notables en la alquimia y la química, se dice que posen el secreto de cómo crear oro y de la priedra filosofal.

Su magia puede alterar la realidad, los eventos y el curso de los acontecimientos, puede atraer o alejar las malas vibraciones y malos deseos hacia tu persona. Se dice también que tiene poderes de clarividente y que pude leer el destino de las personas y su suerte. Estos seres fantásticos también pueden transmutarse en animales, árboles y objetos.

La fuente de todo su poder es la naturaleza y las energías que de ella emanan vibrantemente como un rio brota de la montaña.

Cómo encontrar hadas y duendes

Los duendes son seres fáciles de contentar, la dificultad reside en la paciencia y constancia que hay que tener a la hora de encontrarlos y grangearnos la amistad de uno de ellos.

Es de vital importancia estar seguro de que se podrá mantener el compromiso adquirido con el duende, es decir, una vez entablada amistad y recibidos sus favores no se le podrá dar la espalda a este, no queremos enojarlos y ser objeto de sus fechorías.

Una vez esto aclarado, los lugares predilectos de los duendes y hadas son los lugares remotos, con agua cerca, oscuros y, a poder ser, cavernosos. En cualquier lugar que cumpla estos requisitos ten por seguro que habitan estos seres mágicos, solo hay que estar tranquilo, llevar buenas intenciones y tener paciencia. Las chucherias son el manjar de estos dulces seres, así que sembrando los alrededores con migajas de chocolatinas y galletas se muestra tus buenas intenciones para con él y motiva su acercamiento.

Es posible que el primer día no obtengas resultado, pero todas las personas que han acampado en un lugar remoto durante días, sin duda pueden atestiguar que el sentimiento de observación que te sobrecoge evidencia la presencia de estos espíritus del bosque. Al generar una conexión con el entorno, las hadas y duendes te perciben como un ser de luz y empiezan a entablar relación.

Cuando entables contacto trata de no hacer movimientos bruscos, hablar con una tono sereno y bajito, casi susurrante, estos seres son muy sensibles y se pueden asustar de cualquier sonido estridente como el repicar de metales. Sonríele siempre y muéstrale las manos, no las alces por encima de tu cabeza, y si por algún caso tienes que sacar algo del bolsillo que sea mostrando claramente tus intenciones y muy lentamente.

Puede que estos bribones te gasten alguna broma o te pidan algún objeto personal tuyo como trueque, no temas, estas son criaturas bondadosas en el fondo y  sí se lo pides con educación y autoridad, no te tomarán el pelo.

Una vez entablado el primer contacto, no tengáis prisa, si no volvéis a ver al duende quizás es porque es una duende campestre e independiente y no quiera saber nada de los humanos. O pueda que algún día vuelvas a tener noticias sobre él, si ese día llega es muy importante atender y corresponder al duende, nunca trates de rehuirlo: esto puede hacer que se vuelvan contra ti y te maldigan.

Es poco habitual que los duendes te sigan a casa, pero si esto ocurre explícale claramente las reglas des del primer día. Nunca le permitas nada que no quieres que haga, todo siempre de manera afable y comprensiva con su condición inquieta y revoltosa.

Duendes grabados en video

Abunda mucho fake en internet, por eso nos cuesta dar crédito a este tipo de contenido. Sin embargo, nos siguen fascinan porque entre miles de fakes de vez en cuando se encuentran imágenes escalofriantemente reales sin explicación racional alguna, estas grabaciones tiene algo real.

Precisamente este es un recogido de algunas de las grabaciones más verídicas y reales sobre seres fantásticos de este tipo.

¿Un duende o espíritu maligno te hace la vida imposible?

Si el grado de los fenómenos extraños que suceden en tu caso es muy agudo, lo primero que debes hacer es confirmar que los hechos que te llevan a pensar que un duende malintencionado habita tu hogar efectivamente son cosa de un duende y no de otro espíritu o ente maligno.

Esto es bien fácil de ver utilizando dulces y comidas de su agrado, si estas desaparecen no hay duda: o usted tiene duendes o ratones. Si esto no surgiera efecto, todavía no podemos descartar de que el autor de las fechorías es un duende, a los duendes malos les gusta el alcohol, fumar en pipa e incluso consumir drogas, si dejando alguna de estas cosas sigue estando al día siguiente: usted tiene espíritus hostiles en casa, debe llamar a un experto en la materia.

En el caso afirmativo que se trate de un duende, y suponiendo que ya le ha pedido que se vaya de su casa y este no ha obedecido, es hora de pasar a la acción.

Un método disuasorio clásico es ponerle algo que pueda contar para que se entretenga, se aburra y se marche, así noche tras noche hasta que desista de venir. Otro método tradicional y más expeditivo es colocar trampas en lugares predilectos para sus fechorías, al ser seres delicados fácilmente se pueden espachurrar o lastimar gravemente.

Luego existen los métodos modernos de electrificar algún objeto que suela tocar el duende o, como última opción, sembrar la casa de pesticidas y productos químicos nocivos.

¡Con estos consejos te será muy sencillo echar a este okupa de tu casa!